“Periodismo es difundir aquello que alguien no quiere que se sepa, el resto
es propaganda. Su función es poner a la vista lo que está oculto, dar testimonio
y, por lo tanto, molestar. Tiene fuentes, pero no amigos. Lo que los periodistas
pueden ejercer, y a través de ellos la sociedad, es el mero derecho al pataleo,
lo más equitativa y documentadamente posible. Criticar todo y a todos. Echar sal
en la herida y guijarros en el zapato. Ver y decir el lado malo de cada cosa,
que del lado bueno se encarga la oficina de prensa”
-Horacio Verbitsky,
periodista y escritor argentino

martes, 24 de febrero de 2015

Referentes que marcan tendencia y levantan la piel (Las Bodas de Isabel) II

La semana pasada el Diario de Teruel distribuyó un suplemento gratuito, Especial Bodas de Isabel 2015. En color. Excelente maquetación y diseño de Raúl Martín. Algunos buenos artículos de los periodistas del Diario. Al fin, me dije, algo a la altura de ese rigor,  calidad y  excelencia que persiguen y proclaman a los cuatro vientos  el alcalde y la gerente de la Fundación.

 Pero pronto se me cayeron los palos del sombrajo. Al leer algunos de los artículos.  El de Ángel Loras, por ejemplo, que interpretó a Diego el año pasado. Entiendo que el polifacético Loras ya tiene bastante con “apatrullar” la ciudad, repartir hostias como panes en el monte, hacer el capullo en calzoncillos en Internet, prácticas de enfermería en el Polanco y otros trabajos y aficiones, para que además se le exija que escriba bien. En cualquier publicación seria, cuando un colaborador comete faltas de ortografía, sintácticas, de estilo o de lo que sea, para evitar que haga el ridículo y también por respeto a los lectores, se corrigen los textos. Pero en el Diario de Teruel, no. Y el texto de Loras, lleno de buenas intenciones y sentimientos, es muy deficiente. Un ejemplo: “Oyes a Ferrolobo…y la piel se levanta”. Ni se eriza, ni se ponen  los pelos de punta, ni como escarpias ni nada; directamente se levanta la piel y se cae a tiras. ¡Qué peligro tiene interpretar a Diego!

El siguiente texto es el del alcalde Blasco. Tópicos, frases sin sentido, clichés del tipo “Teruel es un referente para el turismo romántico” o chorradas, perdón aliteraciones, como que la historia de la leyenda de Isabel y Diego es una “triste tragedia”. Elemental,  porque si fuera una alegre tragedia sería una comedia, un descojone, como el texto que le han escrito al alcalde.

El escrito de la gerente de la Fundación, Raquel Esteban, es el peor de todos. La Generalizadora (así la llaman en la web de la Fundación) abunda en los tópicos, las palabras hueras y las frases  de moda de los políticos: “Las Bodas de Isabel marcan tendencia” y “el buen hacer de todos estos años la convierten en referente”. Y las faltas de ortografía: “Narrativas gravadas [sic] a fuego en el acervo popular”. ¿Rigor, calidad, excelencia? Bochornoso.

Evaristo Torres Olivas
 En esta canción, el Diego de 2014 ofrece la piel de sus manos; seguramente,  la que se le  levantó cuando oyó a Ferrolobo.

5 comentarios:

Trallero dijo...

¿Qué pasa, Evaristo? Los turolenses de épocas pasadas se veían obligados a soportar un gravamen de lo más lacerante en su patrimonio cultural, consistente en unas tórridas narrativas. No me extraña que se les levantara la piel.

Anónimo dijo...

"El escrito de la gerente de la Fundación, Raquel Esteban es el peor de todos."

"El escrito de la gerente de la Fundación, Raquel Esteban, es el peor de todos."

Puesto que la Fundación tiene una única gerente, según tengo entendido.

Anónimo dijo...

Lastimoso. En la página 17 se puede leer: "...un peyote de niño supondría entre 45 y 50 euros", con lo cual se nos llevan directamente a México, a Castaneda y al indio don Juan. Yo creo que con poco más de 5 euros de peyote un niño se puede colocar perfectamente para los cuatro días que dura la fiesta, incluido el lunes, inexplicable fecha de descanso escolar.
Por cierto, en el DRAE es posible localizar, sin demasiado esfuerzo, la palabra "pellote". Si se busca, claro.

Evaristo Torres dijo...

Curiosa la confusión peyote/pellote, similar a la de gravar/grabar.

En cuanto a la coma, tiene razón el autor del comentario. La he añadido. Gracias.

Anónimo dijo...

Hombre, habría que preguntarle qué piel se le levanta. A lo mejor sí.