“Periodismo es difundir aquello que alguien no quiere que se sepa, el resto
es propaganda. Su función es poner a la vista lo que está oculto, dar testimonio
y, por lo tanto, molestar. Tiene fuentes, pero no amigos. Lo que los periodistas
pueden ejercer, y a través de ellos la sociedad, es el mero derecho al pataleo,
lo más equitativa y documentadamente posible. Criticar todo y a todos. Echar sal
en la herida y guijarros en el zapato. Ver y decir el lado malo de cada cosa,
que del lado bueno se encarga la oficina de prensa”
-Horacio Verbitsky,
periodista y escritor argentino

lunes, 16 de enero de 2023

Maru Díaz y la nada en muchas palabras

 Imaginen que en un examen de la asignatura de Literatura piden al alumnado que digan todo lo que saben sobre Federico García Lorca. Y Antonio, que no ha dado palo al agua, escribe: “Federico García Lorca nació, escribió obras y murió. Tuvo amigos y enemigos, algunas calles llevan su nombre, lo mismo que el instituto en el que estudia mi hermana”. A  Antonio le pondrán un bien merecido cero y como no decida hincar los codos, no aprobará la asignatura. Ahora veamos la respuesta del máximo responsable autonómico de un partido político a cómo se van a presentar a las elecciones: “Nos presentamos siendo lo que somos y orgullosos y orgullosas de serlo. No es una novedad, ya lo hicimos en las elecciones de 2015 y de 2019. Tenemos una hoja de ruta propia y una forma de sentir cuál es la utilidad para la ciudadanía, que es gobernando dentro de los Gobiernos, asumiendo contradicciones, cabalgando con dificultades, pero poniendo a la vida de la gente por delante de otras cuestiones”. Dice menos que Antonio sobre García Lorca. Esas frases del responsable político no aclaran absolutamente nada, sirven lo mismo para un partido de extrema derecha, derecha, centro, izquierda o extrema izquierda. Y da igual que el partido sea aragonés, gallego, andaluz, vasco o canario. O español, francés, ruso, senegalés o tanzano. Pero al contrario de lo que le sucederá a Antonio si no mejora, al político lo seguirán votando, seguirá ocupando un puesto bien remunerado en las instituciones y no dejará de escribir las mismas simplezas de siempre. La persona que hizo esas declaraciones no es otra que Maru Díaz, coordinadora general de Podemos en Aragón y consejera en el Gobierno autonómico. Finalmente, destacar que la señora Díaz, graduada en filosofía, pero sin ninguna experiencia laboral fuera de la política, además de no decir nada con las anteriores palabras, abusa de los gerundios: “gobernando, cabalgando, poniendo y asumiendo”. Hay que agradecerle, justo es reconocerlo también, que no quiera eliminarnos. Termina su perorata afirmando que su prioridad será “poniendo a [sic] la vida de la gente por delante de otras cuestiones”.

Evaristo Torres Olivas

sábado, 7 de enero de 2023

Vicente Guillén, la luna y el dedo

 Nuestros políticos turolenses, con alguna excepción, no destacan por su capacidad para hablar y escribir correctamente. Dentro de los que hablan y escriben mal, los hay de dos tipos: quienes simplemente lo hacen mal, sin mayores pretensiones y los engolados, engreídos, con ínfulas. A este segundo grupo pertenece Vicente Guillén. Senador, diputado nacional, diputado autonómico, consejero del Gobierno de Aragón, portavoz… Prácticamente toda su vida laboral dedicada a la política bien retribuida. Y todo para escribir el artículo de opinión que publica el Diario del Teruel el día 6 de enero, festividad de los Reyes Magos. Aragón en marcha lo titula. Peor, imposible. Recurre don Vicente a la acostumbrada cháchara de los políticos para decir que todo lo bueno lo hace su partido, en este caso el PSOE, y todo lo malo el adversario, el PP. Y para ello recurre a palabras que pretenden impresionar al lector como “res pública, empresas de rating, chips y microchips…” Con lo sencillo que sería utilizar palabras de nuestro idioma como agencias de calificación, circuitos integrados o semiconductores. Seguramente, el señor Guillén quiere producir asombro y admiración en los lectores. Lo que consigue es que nos partamos de risa. Termina su artículo con una cita de un “adagio chino”, para criticar al PP. Se trata de las conocidas palabras del pensador Confucio que conoce hasta un niño de diez años: “Cuando el sabio señala la luna, el necio mira el dedo”. Pero Vicente Guillén recoge en su artículo la cita de esta manera: “Cuando el sabio señala la luna, el necio seguirá mirando el cielo”. Tanto chip, res pública y rating para que nos partamos de risa con su ignorancia sobre la luna y el dedo. Para los próximos artículos que publique el señor Guillén, le voy a regalar dos citas de nuestro refranero, copiadas con el mismo rigor y fidelidad al original que la suya de Confucio: “Caballo que ladra, poco mordedor” y “A perro regalado, cebada al rabo”. Es mejor tomarnos estas cosas con humor; de lo contrario, es para ponerse a temblar si pensamos que este tipo de políticos son los que representan a Teruel en las instituciones. Señalemos con el índice a estos mediocres, para que no crean que nos chupamos el dedo.

Evaristo Torres Olivas

viernes, 6 de enero de 2023

Mis mejores deseos para el 2023

 Ya estoy de vuelta después de las fiestas navideñas. A partir de mañana, vuelvo al escribir en el blog con regularidad. Aprovecho para desear lo mejor a los lectores de estas columnas. Necesitamos salud para poder aguantar a los de siempre en este año de elecciones.