“Periodismo es difundir aquello que alguien no quiere que se sepa, el resto
es propaganda. Su función es poner a la vista lo que está oculto, dar testimonio
y, por lo tanto, molestar. Tiene fuentes, pero no amigos. Lo que los periodistas
pueden ejercer, y a través de ellos la sociedad, es el mero derecho al pataleo,
lo más equitativa y documentadamente posible. Criticar todo y a todos. Echar sal
en la herida y guijarros en el zapato. Ver y decir el lado malo de cada cosa,
que del lado bueno se encarga la oficina de prensa”
-Horacio Verbitsky,
periodista y escritor argentino

jueves, 29 de febrero de 2024

Mamá, quiero ser diputado del Grupo Mixto

Mamá quiero ser artista, cantaba Concha Velasco. Yo, si volviera a la adolescencia y me preguntaran qué quiero ser de mayor diría que diputado del Grupo Mixto. Es un chollo. Cobras por no hacer nada. Por ejemplo, José Luis Ábalos. En una noticia, leo que Ábalos “no tiene intención de intervenir en los plenos ni de ir a comisiones salvo a las que esté obligado de forma mínima. Su idea es no restar protagonismo ni presupuesto al Grupo Mixto”. Además, si eres diputado del Grupo Mixto y no perteneces a ningún partido, puedes ir al Congreso cuando te dé la gana, sin que te descuenten nada ni te multe el partido. De hecho, el exjefe de Koldo lleva dos días sin acudir al curro sin necesidad de aportar la baja ni ningún otro justificante que se le exige a cualquier asalariado. ¿Y de cuánto hablamos? Pues entre sueldo de más de tres mil euros, más la indemnización que supera los dos mil euros si eres de una circunscripción fuera de Madrid, los viajes gratuitos en cualquier medio, alcanzas una cifra que ya quisieran muchos ciudadanos para sí. Además, estarás aforado. Aforado y “aforrado”, las dos cosas. Este es el plan para conseguir no dar palo al agua. Primero intenta que te incluyan en las listas electorales de un partido con posibilidades de obtener un escaño.  Con el escaño en la mano, comete alguna chapuza como cortar trozos de olivas negras, pegarlos con Locktite y buscar a un ambicioso con pocas luces para que lo venda como trufa de Sarrión a cambio de una comisión. Cuando se descubra el pastel, te echarán del partido y te pasas al Grupo Mixto. Objetivo conseguido. Buen sueldo, despacho propio y tratamiento de señoría.  No tienes que hablar ni dar explicaciones de nada, te puedes pegar todo el día “whatsappeando” y “twitteando” (ahora llamado X) con tus amigos. Y decirles a tus hijos y nietos que se olviden de querer ser futbolistas o artistas, ingenieros, informáticos o “influencers”. Diputado del Grupo Mixto es el mejor empleo al que se debe aspirar.

Evaristo Torres Olivas 

miércoles, 28 de febrero de 2024

José Luis Ábalos, maestro de obras

Publicado en el Diario de Teruel 29/02/2024

Tiene razón Pilar Alegría cuando dice que “desde el Partido Popular nunca nos van a dar lecciones”. Lo ha dicho en su comparecencia para hablar del caso Koldo. Al PSOE nadie le puede enseñar nada sobre corrupción. Tiene un doctorado en la materia. Sobresaliente cum laude. Ábalos, maestro de escuela sin experiencia, exministro de Fomento a dedo, dice que él “no ha hecho nada”, para justificar que no debe dimitir como diputado. Otra verdad: no ha hecho nada.  Cuando era ministro de Fomento, de Obras Públicas, para entendernos, debió de creer que como era maestro podría ser perfectamente maestro de obras. Y para reforzar su competencia en la materia, nombró, también a dedo, a un asesor experto en conducir coches, vigilante jurado y escolta. Sin estudios.  Como tenía experiencia en el manejo de la porra y otras armas, don José Luis Ábalos debió de pensar que en un ministerio de obras qué mejor que tener maestros como él y lo nombró maestro armero. Además, lo hizo encargado de mascarillas porque las obras producen mucho polvo y hay que protegerse. En agradecimiento por aceptar un cargo de tanta responsabilidad –asesor, consejero, vocal— Ábalos le recompensó enchufando a su mujer y a su hermano. Estaba el ministro tan ocupado con sus obras que no se enteraba de lo que hacía a sus espaldas su maestro de armas y mascarillas. Además, añade, que él no está imputado ni le han llamado a declarar. La justicia dirá en su momento si sabía o no sabía de las presuntas fechorías de su colaborador de confianza.  Pero en todo caso, Ábalos debe alejarse del ejercicio de la política si no por corrupto, por inepto. Por desgracia para los ciudadanos, este caso no es único: son muchos los políticos sin ninguna preparación, o con una que nada tiene que ver con las responsabilidades que se les asignan. La lista sería interminable. ¿Se imaginan a un maestro flautista como responsable de una empresa de electromecánica? Si acierta en algo el maestro será por casualidad, como el burro flautista. Y lo peor de todo es que les pagamos con dinero público para que se compren pisos en Benidorm, los pongan a nombre de sus hijos de dos años y los paguen en metálico. Para disimular. Al PSOE nadie le da lecciones. Que se lo pregunten al maestro armero.

Evaristo Torres Olivas

lunes, 12 de febrero de 2024

Seres abyectos

 Publicado en el Diario de Teruel 14/2/2024

Un chico de veinte años. Soldado israelí de origen latino. Judío. Lo entrevista una periodista en un informativo de la televisión.  Le pregunta la reportera por “las decenas de miles de muertos palestinos, mujeres y niños”. Y el chaval, con toda tranquilidad contesta que “ahí no hay inocentes”. Y añade: “Si se acercan, los matamos”. “¿Y cómo va a terminar esto?”, insiste la entrevistadora. La respuesta: “Con una derrota aplastante, que no quede nadie, que nadie quede”. Hasta aquí los hechos; ahora mi opinión y mis preguntas. ¿Qué hemos hecho mal para que una persona joven piense así? ¿Falla la educación y el aprendizaje de nuestra juventud?, ¿son las organizaciones militares unas fábricas de fanáticos?, ¿somos los humanos tan despiadados, desalmados, insensibles, crueles, feroces, brutales y sanguinarios? Al enemigo, ni agua, el mejor indio es un indio muerto, eres un moromierda, merienda de negros, engañar como un gitano, putos judíos, mujer tenías que ser… Todas ellas y muchas más expresiones de antes y de ahora que demuestran que los humanos somos inhumanos. E irracionales porque permitimos que personas –que no bestias ni animales, porque las bestias y los animales son más sensatos – como Hitler, Stalin o Netanyahu nos dirijan y adoctrinen. Da mucho miedo que un muchacho de veinte años piense que una niña de un mes o un chiquillo impúber no sean inocentes y haya que exterminarlos.  A las malas hierbas hay que arrancarlas de raíz, pensará. Llevo varios días sin dormir, desde que escuché la entrevista al soldado judío de origen latino de veinte años. Si se quita el sonido y se mira la imagen, se lleva uno una impresión equivocada.  Con su kipá, su sonrisa y sus suaves gestos parece que nos esté contando una historia de amor, o recitando los primeros artículos de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Esos que hablan de que “todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos…”, “todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona…”, nadie será sometido a torturas ni a penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes…”. Pero no, en realidad nos habla de exterminio, masacre y aniquilación. ”Hasta que no quede nadie, que nadie quede”.

Evaristo Torres Olivas