“Periodismo es difundir aquello que alguien no quiere que se sepa, el resto
es propaganda. Su función es poner a la vista lo que está oculto, dar testimonio
y, por lo tanto, molestar. Tiene fuentes, pero no amigos. Lo que los periodistas
pueden ejercer, y a través de ellos la sociedad, es el mero derecho al pataleo,
lo más equitativa y documentadamente posible. Criticar todo y a todos. Echar sal
en la herida y guijarros en el zapato. Ver y decir el lado malo de cada cosa,
que del lado bueno se encarga la oficina de prensa”
-Horacio Verbitsky,
periodista y escritor argentino

viernes, 20 de septiembre de 2013

Amistades peligrosas

Enviado al DdT y no publicado
Todos los periódicos aragoneses han anunciado durante estos días en grandes titulares el acuerdo de colaboración entre el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Jamón de Teruel y la multinacional Telepizza. Han iniciado una campaña en la que se venderán pizzas con jamón de Teruel por cinco euros.
No estoy yo muy seguro de que esa unión—no sé si temporal o definitiva—sea un acierto para nuestro jamón. Los acuerdos de ese tipo no siempre benefician a todas las partes por igual. Para Telepizza se trata de un acuerdo magnífico. En primer lugar, porque ha conseguido colarse de extranjis en la Feria del Jamón y Alimentos de Calidad. Y esto es importante para un producto, la pizza industrial, encuadrada en el sector de comida rápida, comida basura o, como la llaman en algunos países de América Latina, comida chatarra. En segundo lugar, la empresa ha conseguido una publicidad gratuita en todos los periódicos que de habérsela costeado le habría supuesto muchos miles de euros. La foto del alcalde de Teruel presentando  la pizza en el ayuntamiento es impagable.
¿Y qué gana nuestro jamón con este acuerdo? Nada, a mi entender. Pierde prestigio. Por asociarse con malas compañías. Por confundir al consumidor.  Los expertos en marketing de Telepizza se pueden apuntar un tanto y los de nuestro consejo regulador del jamón, un cero pelotero patatero. A mí, este maridaje—así lo han llamado—me parece tan equivocado como si la empresa que elabora el champán Moët & Chandon se asociara con pipas Churruca. Al responsable de las pipas que consiguiera tal acuerdo habría que ascenderle inmediatamente y regalarle la mitad de las acciones de la empresa. Y a los de la bebida con burbujas, darles una patada en el culo. Por torpes.
A nuestros gobernantes, con el alcalde de Teruel a la cabeza, habría que recordar que los locales de las instituciones no deben utilizarse para promocionar pizzas. ¿Qué será lo siguiente que nos presenten en el ayuntamiento? Tal vez la hamburguesa Burger King el Torico o la Coca-Cola mudéjar. Para que nuestra juventud se enganche a los productos de la tierra.

Evaristo Torres Olivas


4 comentarios:

Anónimo dijo...

Desde luego, asociar la comida basura con el jamón de Teruel, da a entender que éste es de la peor calidad.

Que el ayuntamiento, en el ayuntamiento, y su alcalde, aparezcan, asociados y promocionando telepizza... es grotesco, intolerable y penoso.

Visto esto, igual a alguien entre los directivos del simply se les ilumina la bombilla y maniobran a ver si cuando abran en su terreno la nueva filial de comida basura, sale también Manolo Blasco poniendo la jeta, la sonrisa, y las instituciones públicas para tan repugnante fin.

Cojonera Mc Fly dijo...

No será que les ha traicionado el "inconsciente"?

Anónimo dijo...

¿Alguien sabe cuánto cobra Fernando Guillén por su puesto en el Jamón de Teruel? Seguro que un pastón.

Anónimo dijo...

Y luego van por ahí por los colegios repartiendo pepitos de jamón y diciendo a las madres que los niños tienen que comer bien.