“Periodismo es difundir aquello que alguien no quiere que se sepa, el resto
es propaganda. Su función es poner a la vista lo que está oculto, dar testimonio
y, por lo tanto, molestar. Tiene fuentes, pero no amigos. Lo que los periodistas
pueden ejercer, y a través de ellos la sociedad, es el mero derecho al pataleo,
lo más equitativa y documentadamente posible. Criticar todo y a todos. Echar sal
en la herida y guijarros en el zapato. Ver y decir el lado malo de cada cosa,
que del lado bueno se encarga la oficina de prensa”
-Horacio Verbitsky,
periodista y escritor argentino

martes, 3 de marzo de 2015

Desprecio

Hay veces en que uno debe morderse la lengua. Si yo dijera todo lo que pienso y siento acerca de los miembros del clan Pujol que aparecen a continuación, seguramente agotaría el repertorio de los mayores insultos en todos los idiomas, incluido el catalán. Son personas que me producen  asco. Los desprecio, me entran arcadas solo de verlos. Probablemente, me saldría un texto ilegible, soez, con regüeldos de bilis, escupitajos de sangre y brochazos de mierda. Por ese motivo termino aquí la columna de hoy.

Evaristo Torres Olivas





2 comentarios:

Juan Carlos Navarro dijo...

Pues sí. En Cataluña. Aquí me temo que tenemos otros pero como la prensa es suya no podemos verlos publicados, ni van a las cortes ni nada de nada. Es lo que tiene que pacten una y otra vez entre unos y otros. Eso los hace cómplices mutuos de correrías que se deben a la Ley del Silencio.

Anónimo dijo...

Clanes de este tipo los hay, en mayor o menor medida, en cada ciudad y en cada pueblo de España. Todos los conocemos, están ahí desde siempre, en el entorno de las esferas del poder, sea éste del signo que sea, haciendo valer sus influencias. Por eso cuando emerge una una nueva opción, que parece (o parecía) fresca, y dice que va a acabar con la casta, el discurso cala y todo lo demás no importa.