“Periodismo es difundir aquello que alguien no quiere que se sepa, el resto
es propaganda. Su función es poner a la vista lo que está oculto, dar testimonio
y, por lo tanto, molestar. Tiene fuentes, pero no amigos. Lo que los periodistas
pueden ejercer, y a través de ellos la sociedad, es el mero derecho al pataleo,
lo más equitativa y documentadamente posible. Criticar todo y a todos. Echar sal
en la herida y guijarros en el zapato. Ver y decir el lado malo de cada cosa,
que del lado bueno se encarga la oficina de prensa”
-Horacio Verbitsky,
periodista y escritor argentino

martes, 28 de octubre de 2014

Cuando el jamón huele a chorizo

Más de un mes ha pasado desde que prometí volver al tajo. No he cumplido. Ahora ya no tengo excusas: nada me duele. Bueno sí, me duelen muchas cosas, pero nada tiene que ver con mi estado de salud. Me duele el alma, me duele vivir en un país en el que cada día aparece un nuevo escándalo. Estoy hasta las narices de bárcenas, pujoles, ratos, granados, chorizos de UGT, de Comisones Obreras, del PP, del PSOE  y de Izquierda Unida; de tarjetas “black” para  que banqueros, políticos, sindicalistas y empresarios se vayan de putas, coman en restaurantes de muchos tenedores y viajen gratis  a nuestra costa. Y aquí en Teruel tampoco nos escapamos del tsunami de mierda: el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Jamón de Teruel huele a cerdo que echa para atrás.

Tan malo es no tener nada de qué escribir como tener tantos frentes abiertos que uno no sabe adónde acudir. A mí me sucede lo segundo. Me agobio pensando sobre qué tema escribir y me paralizo. Me pasa lo mismo que con el chiste: Si tu casa se quemara, tu mujer con un fraile (o tu marido con una monja) y en tu culo un avispero, ¿adónde acudirías primero? Yo no sé fijar prioridades y me quedo parado. Pero todo esto va a cambiar. A partir de hoy voy a publicar una columna diaria en el blog. Sé que no servirá de mucho y que nadie va a temblar de miedo, pero a mí me ayuda a templar los nervios, aliviar el comecome que me produce lo que sucede en este país de chorizos y sinvergüenzas y evitar que me afilie al Partido de la Motosierra y la Radial.  Y complacer a los cuatro amigos que me leen y que durante estos meses en los que he dejado de escribir, me han animado a seguir.

Mañana les daré mi opinión sobre la retirada de la política de Javier Velasco. Treinta y dos años viviendo de la política. Y luego se quejan de que los llamemos casta.

Evaristo Torres Olivas
 

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Me alegro de que te encuentres bien. Salud

José Luis dijo...

Gracias por estar de vuelta. Te echábamos de menos.

Anónimo dijo...

Bien!!!Enhorabuena por el regreso y que sea ya definitivo.

Anónimo dijo...

Te echaba de menos.

Cortador de Jamon Ivan Martinez Burgues dijo...

Que pena lo que está pasando con el jamón de teruel.Espero se solucione pronto, ya que está dañando la imagen de este producto tan excepcional.