“Periodismo es difundir aquello que alguien no quiere que se sepa, el resto
es propaganda. Su función es poner a la vista lo que está oculto, dar testimonio
y, por lo tanto, molestar. Tiene fuentes, pero no amigos. Lo que los periodistas
pueden ejercer, y a través de ellos la sociedad, es el mero derecho al pataleo,
lo más equitativa y documentadamente posible. Criticar todo y a todos. Echar sal
en la herida y guijarros en el zapato. Ver y decir el lado malo de cada cosa,
que del lado bueno se encarga la oficina de prensa”
-Horacio Verbitsky,
periodista y escritor argentino

viernes, 31 de octubre de 2014

Ha nacido una estrella

Al agente Loras, el Diego de los últimos Medievales, el enfermero voluntario, el cantante que muestra musculito en You Tube, el policía local que se pasea por Teruel con más cartucheras que un madero en el Bronx de Nueva York, lo han sacado por la tele y por las redes sociales amenazando a un chico colombiano en las instalaciones de la Policía Local de Teruel.  El video fue grabado por un compañero policía que lo ha denunciado por amenazas racistas.  Los hechos ocurrieron en el mes de mayo. Apenas unos días después de estas amenazas, el Heraldo de Aragón publicaba una entrevista a Loras en la que entre otras cosas decía que “su dedicación a los demás le ha hecho popular en Teruel. Para poder ejercer de enfermero voluntario, paga de su bolsillo los seguros”.  Y el chico ha viajado a Tailandia durante sus vacaciones para prestar sus servicios en un hospital. O sea, que mal tío no debe de ser. Aparentemente. Yo solamente lo conozco de verlo  apatrullando la ciudad con su moto, atendiendo a algún enfermo en el hospital o hacerse el chulillo en plan poli de película americana por las calles de Teruel, que más que inspirar respeto lo que produce es risa. ¿Quiere esto decir que le quito importancia a lo que muestra el video? No. Se trata de un comportamiento intolerable por parte de un policía. Esa actitud chulesca, amenazante, repartir hostias en el monte y otras gilipolleces,  no se pueden admitir en un funcionario público. Pero no creo que sea racismo. El agente Loras habría hecho lo mismo con cualquier otra persona, fuera colombiana, alemana o de Tronchón. Su puesta en escena me ha recordado a muchos cabos y sargentillos chusqueros de cuando hice la mili: los galones y las pistolas hacían que se comportaran como energúmenos. Viendo las fotos de Loras en You Tube luciendo musculitos, sus cartucheras y sus andares por las calles de Teruel, creo que no es un tipo racista. Es simplemente un inmaduro. Una persona que ha visto demasiadas películas de reclutas y de locas academias de policía y no distingue entre realidad y ficción. Si Santiago Segura ve el video, estoy convencido de que le ofrece a Loras ser el protagonista de la siguiente entrega de Torrente. Con las tablas que tiene como actor en las Bodas de Isabel, el discurso de chulo de discoteca o de gallito de patio de colegio,  seguro que borda el papel. Ha nacido una estrella.

Evaristo Torres Olivas
 
 
Madelman con sus posturitas

6 comentarios:

Anónimo dijo...

La marca Teruel a tope!!!!
Solo ha faltado el alcalde diciendo que es de los mejores funcionarios del ayuntamiento. Igual es por eso que que en todos los ranking estamos los primeros por la cola (el ayuntamiento).

Anónimo dijo...

"Comisaria de Teruel, licencia para vejar". Éste era el rótulo que apareció ayer en "El Intermedio" del Gran Wyoming, en la Cadena de TV "La Secta".
En esa cadena como han visto que el Ayuntamiento es del PP, pues eso, leña al mono que es de goma.
No veo actitud racista en el agente, pero si chulesca y macarruza, intolerable en un agente público; espero que le no lo expulsen, pero si que aprenda.

Abogado dijo...

Ampararse en un uniforme para comportarse de esa manera sólo puede tener una respuesta: expediente y finiquito.Además de aguantar a corruptos, también macarras de tres al cuarto.

Anónimo dijo...

Evaristo describes muy bien al personaje. Hace mucho tiempo que a este 'agente de la autoridad' le tendrían que haber explicado lo que significa ser un servidor público. Lo que no comprendo es la reacción de la ciudad. Estoy realmente perpleja y asustada. Que va a ocurrir ahora? Se le están reforzando sus comportamientos ¡¡¡

Anónimo dijo...

Yo también pienso que sus amenazas son intolerables y que no hay racismo. Eso sí, si la persona supuestamente conflictiva en los bares hubiera sido alguien de mayor posición social, independientemente de su lugar de nacimiento o color de su piel, ahí, como todos los policías, hubiera cambiado muuucho el tono y las palabras.

En cuanto a la reacción de la ciudad me parece que viene dada, al menos en parte, por el hecho de que las acuaciones de racismo paracen infundadas. Sin despreciar en absoluto a la gente que, por el mero hecho de ser amiga suya está dispuesta a defenderlo sin mirar lo que ha hecho... así como a la gentuza que le hubiera gustado que llevará a cabo sus amenazas (él o cualquier otro policía) y hubiera golpeado al inmigrante.

Anónimo dijo...

Y, en lugar de grabarle con el móvil, el otro policía ¿no podía haberle parado? Si pensaba que Loras estaba haciendo algo incorrecto, ¿no podía haber mediado para calmar situación? ¿No es eso lo que cabría esperar de cualquier agente?