“Periodismo es difundir aquello que alguien no quiere que se sepa, el resto
es propaganda. Su función es poner a la vista lo que está oculto, dar testimonio
y, por lo tanto, molestar. Tiene fuentes, pero no amigos. Lo que los periodistas
pueden ejercer, y a través de ellos la sociedad, es el mero derecho al pataleo,
lo más equitativa y documentadamente posible. Criticar todo y a todos. Echar sal
en la herida y guijarros en el zapato. Ver y decir el lado malo de cada cosa,
que del lado bueno se encarga la oficina de prensa”
-Horacio Verbitsky,
periodista y escritor argentino

viernes, 31 de enero de 2014

Tripas revueltas

Ignacio Urquizu, de quien hablaba en la anterior columna, escribe con frecuencia en El País. Ayer titulaba su colaboración Impedir las injusticias. Si uno no supiera nada más del señor Urquizu sino lo que figura al final de su escrito, que es profesor de Sociología, su análisis nos parecería uno más de los que hacen profesores, abogados, sociólogos y economistas. Pero Urquizu no es solamente profesor, sino que además es miembro de la ejecutiva del PSOE aragonés y de Alcañiz y es precisamente eso, que sea militante destacado del PSOE, lo que me revolvió el estómago cuando leía su artículo.
Nos habla de la crisis, de la desigualdad alarmante, de que los currantes, con los impuestos sobre la renta del trabajo, son los que más aportan, mientras que las rentas del capital apenas tributan. Añade que nuestro IRPF es de los menos redistributivos de los países desarrollados y pide una reforma en profundidad de nuestro sistema fiscal. Continúa con estas palabras: “La crisis y las decisiones del Gobierno se han cebado con los colectivos más vulnerables de nuestra sociedad, condenándoles a un futuro muy incierto. Y concluye citando a Willy Brandt: “Permitir una injusticia significa abrir el camino a todas las que siguen”.  
Es cierto que el actual Gobierno hace todo lo que puede para jodernos la vida a los trabajadores y permitir que se forren los más ricos, pero hace falta ser un cínico y un desmemoriado para no mencionar que Rajoy y su PP llevan solamente  dos años gobernando y que si la crisis ya dura seis, durante cuatro de ellos gobernaba el partido del señor Urquizu. Y que de los seis millones de parados, la gran mayoría proceden de la era Zapatero. Si tan necesaria es la reforma fiscal, ¿qué hizo el PSOE? ¿Acaso eliminó las SICAs para que tributaran más las rentas del capital? ¿Cambió el IRPF para que pagaran menos los que  menos ganan y más  los salarios altos? ¿Qué hizo el PSOE para que hubiera menos desigualdad? ¿El cheque bebé y los 400 cientos euros de la renta? Tenía razón Willy Brandt: como el PSOE permitió tantas injusticias, abrió el camino para que el PP siga jodiéndonos. Por ese motivo las palabras de Urquizu me revuelven las tripas

Evaristo Torres Olivas

4 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Injusticia? La disolución de la agrupación local de Alcañiz, eso sí que fue una injusticia. ¿No dice nada al respecto el señor Urquizu?

Anónimo dijo...

Uyyyyy menudo esgarramanta, que pasea como un papanatas con su monotonía, divagando su cabezonería. Y eso es lo que pasa con los cabezotas que por mucho que medren no pasan de idiotas. Ya pasa el cantamañanas cantando y croando como una rana. Este es socialista, este es socialero y pa chupar del bote el es el primero. Mas que socialista es socio muy listo, camarillero y buen vividor que elegirán diputado pa vivir como un señor. Esgarramanta, vividor y cantamañanas.




Anónimo dijo...

Un trepa más.

Anónimo dijo...

A partir de ciertos niveles, dentro de un partido político el cinismo hay que llevarlo dominado.

El problema es que, en general, huele todo tan mal, que una nueva fuente de fetidez nadie la nota.

Es la burla y el insulto constante a quienes están en la pobreza y a quienes trabajan para mantener el tren de vida de esa minoría de parásitos bocazas.