“Periodismo es difundir aquello que alguien no quiere que se sepa, el resto
es propaganda. Su función es poner a la vista lo que está oculto, dar testimonio
y, por lo tanto, molestar. Tiene fuentes, pero no amigos. Lo que los periodistas
pueden ejercer, y a través de ellos la sociedad, es el mero derecho al pataleo,
lo más equitativa y documentadamente posible. Criticar todo y a todos. Echar sal
en la herida y guijarros en el zapato. Ver y decir el lado malo de cada cosa,
que del lado bueno se encarga la oficina de prensa”
-Horacio Verbitsky,
periodista y escritor argentino

viernes, 20 de mayo de 2011

Que viene el coco

Titular de un periódico: “Zapatero apela en Zaragoza a los progresistas a no dar una oportunidad a la derecha dura”. También anuncia la creación de 1,7 millones de becas. Más titulares: “Zapatero, al igual que Iglesias, Almunia y Belloch, ha insistido en que quedarse en casa el 22-M equivale a que vuelva la extrema derecha, el modelo del ladrillo y la injusticia social". Y todavía más: “Mariano Rajoy y su proyecto ni fu ni fa”.  El miedo. Que viene el coco. Si en las anteriores elecciones prometió 400 euros, ahora ofrece becas para ver si pican algunos jóvenes. Compre PSOE y llévese una beca. Tiempo han tenido los socialistas para modificar la Ley electoral para que el voto de un progresista valga lo mismo que el de un psocialista o de un pepero. Pero resulta mucho más rentable para los de la ceja (que conste que lo de la ceja se lo inventaron ellos) asustarnos con el coco, el sacamantecas y el tío del saco. Si gana la derecha, como todo parece indicar, que no culpen a los votantes. Que examinen por qué a las cuatro letras de las siglas de su partido, PSOE, le sobran dos, la ese y la o, socialista y obrero. Porque si bien es cierto que el proyecto de Rajoy, ni fu ni fa,  no lo es menos que el de Zapatero es de chicha y nabo, de chichinabo. El partido de Zapatero negaba la crisis, y cuando se nos echó encima dijo que la habían provocado otros pero que ellos nos sacarían del atolladero. Y llevamos varios años con la mierda hasta las orejas. Ni brotes verdes ni luz al final del túnel. ¿Para qué queremos gobiernos del PSOE? No supieron diagnosticar a tiempo y el tratamiento no ha dado resultados. Ni sirven para adivinos ni para curanderos. Así lo han entendido los miles de personas que se manifiestan  en 50 ciudades españolas. Son los sin- sin, " sin curro, sin pensión, sin miedo". Jóvenes y mayores, hartos de los políticos corruptos y de los banqueros chorizos. Los que piensan que esto “no es una crisis, es una estafa”. Son “rebeldes sin casa”.  Los que no quieren dar más oportunidades ni a la derecha dura ni a la izquierda blanda. Son la generación ni-ni: ni PSOE ni PP.

Evaristo Torres Olivas



4 comentarios:

Anónimo dijo...

Tengo un problema moral y ético. Estoy de acuerdo con las propuestas de Democracia Real. Pero el domingo hay elecciones. Propongo que hoy, viernes, todos los partidos nos informen de lo que piensan hacer a partir del 23. Si voto a CHA o IU ¿se aliarán con el PSOE? Si voto al PP ¿quién me garantiza que no vaya a salir vicepresidente del Gobierno aragonés José Angel Biel? Propongo la dignidad para mi voto y para ello solicito que hoy mismo se nos informe a los ciudadanos sobre qué puede pasar con el mismo. En caso contrario, posiblemente me abstenga. Y, a partir de hoy, sabré que mi abstención tendrá representación en la política.

Anónimo dijo...

Si gana el PP nos recortára las pensiones, nos bajará los sueldos, meterá la tijera en ayudas sociales como el cheque bebe y lo de regalar 400 € ni de coña.

Abogado dijo...

No os dejeis embaucar,el votar sólo sirve para ratificar este sistema que perpetúa a los mismos con sus prebendas, sistema que lo han establecido ellos y cuando me refiero a ellos son todos los partidos políticos que hacen el juego participando en esta farsa de elecciones.ABSTENCIÓN.

Evaristo Torres Olivas dijo...

Que el PP meta la tijera en el cheque bebé es imposible porque el PSOE ya ha eliminado esa ayuda. Yo al PP lo veo más en la línea de subvencionar las bodas por el rito católico o los "estudios" que se inventen que la homosexualidad es una enfermedad o una degeneración de la especie.