“Periodismo es difundir aquello que alguien no quiere que se sepa, el resto
es propaganda. Su función es poner a la vista lo que está oculto, dar testimonio
y, por lo tanto, molestar. Tiene fuentes, pero no amigos. Lo que los periodistas
pueden ejercer, y a través de ellos la sociedad, es el mero derecho al pataleo,
lo más equitativa y documentadamente posible. Criticar todo y a todos. Echar sal
en la herida y guijarros en el zapato. Ver y decir el lado malo de cada cosa,
que del lado bueno se encarga la oficina de prensa”
-Horacio Verbitsky,
periodista y escritor argentino

lunes, 5 de diciembre de 2016

Hablar mucho y mal

Hace unos días, Ana Cuevas Pascual, que pertenece a Podemos, escribía un artículo en una publicación de Internet en el que criticaba e insultaba sin piedad a Pablo Casado, diputado y vicesecretario de Comunicación del PP. Empezaba con estas palabras: “Pablo Casado es un pipiolo hijo de papá, que a sus 35 años lo más cerca que ha estado de doblar el lomo ha sido cuando resbaló en un charco por culpa de sus mocasines mega-pijos y acabó mordiendo el polvo. Su currículo laboral está más yermo que el desierto de Atacama”. A mitad de artículo añadía esto otro: “Tanto grado y post-grado para acabar siendo un nini desustanciado y bocachancla”. Y remataba la faena así: “¿Cómo explicarles que la mierda que verdaderamente nos urge limpiar, son ellos?”. Hace también unos días, Pablo Echenique, igualmente de Podemos, escribía unas acertadas reflexiones, en mi opinión,  sobre la mentira,  la manipulación y los insultos.  Lo que me sorprende, sin embargo, es la capacidad y el rigor que tienen algunos para ver los defectos de los demás y la ceguera para los propios. Pablo Casado, que no es alguien a quien yo admire, puede ser que tenga un currículo más yermo que el desierto chileno, pero en Podemos Aragón, por no buscar en otra parte, hay currículos laborales de diputados más pelados que culo de mono. Héctor Vicente, diputado por Teruel, sin ir más lejos. Escuchen una de sus últimas intervenciones en las Cortes para apreciar sus facultades oratorias. Y en cuanto a mentiras,  falsedades y manipulación,  el señor Vicente tampoco desmerece. A mí no me quiere mucho. En una chat de Telegram me dice: “La verdad es que lo que pasa es que eres un Troll de foro de internet que secuestras el debate y no toleras que se hable con libertad, obstruyendo el funcionamiento diario de los grupos”. Más adelante entra a matar así: “….demostrando una vez más la confianza que mereces, guardándote mensajes de otros para usarlos contra ellos como cuando nos amenazaste no hace tanto con hacer públicos  mensajes en contra de Podemos, o como otras veces cuando difundiste sin permiso conversaciones personales en grupos de Telegram”. Nunca he difundido conversaciones personales en grupos de Telegram y en cuanto a hacer públicos mensajes en contra de Podemos los haré siempre que considere que debo hacerlos, que para eso creo en la libertad de expresión. Por ejemplo, considero que en Podemos hay algunos buenos parlamentarios y excelentes oradores. Y también malos parlamentarios y pésimos oradores, como el señor Vicente. Y lo mismo que he dicho que me gustan las intervenciones de Pedro Arrojo, también afirmo que los procesos de selección para cubrir puestos internos en Podemos Aragón son una chapuza: quienes escriben las descripciones de los puestos no saben lo que dicen y quienes hacen las entrevistas, al menos los tres que vinieron a Teruel,  carecen de criterio, de preparación y de experiencia. Y diciendo esto creo que le hago un favor a Podemos. Escribe la señora Cuevas en el artículo citado al principio que  “como lo de currar no era lo suyo enseguida se dio cuenta [Pablo Casado] que metiéndose en política podía vivir del cuento sin pegar un palo al agua”.  Ignoro si es el caso del diputado del PP, pero es cierto que hay gente así. Y además se creen que son unos genios. Como Héctor Vicente, que me ha regalado, después de insultarme, esta hermosa frase: “Como ves algunos podemos decir mucho con pocas líneas”. Yo, por el contrario,  creo que habla mucho para no decir nada.

Evaristo Torres Olivas



1 comentario:

David Guerrero dijo...

Grande Evaristo y mas grande la libertad de expresión. A mi tampoco me gusta como funciona este señor.