“Periodismo es difundir aquello que alguien no quiere que se sepa, el resto
es propaganda. Su función es poner a la vista lo que está oculto, dar testimonio
y, por lo tanto, molestar. Tiene fuentes, pero no amigos. Lo que los periodistas
pueden ejercer, y a través de ellos la sociedad, es el mero derecho al pataleo,
lo más equitativa y documentadamente posible. Criticar todo y a todos. Echar sal
en la herida y guijarros en el zapato. Ver y decir el lado malo de cada cosa,
que del lado bueno se encarga la oficina de prensa”
-Horacio Verbitsky,
periodista y escritor argentino

viernes, 16 de mayo de 2014

Falete, el hijo de Falín

Lean atentamente el siguiente texto. No lo he escrito yo ni me he inventado nada. Para comprobarlo, pulsen aquí.

Falete, el carismático cantante de coplas y flamenco, se someterá dentro de tres días a una operación que cambiará su vida. Este viernes,  el cantante pasará por quirófano para hacerse una lipoescultura  en el complejo hospitalario integral privado  Chip, en  Málaga, y más tarde, en junio, se le realizará una reducción de estómago. El artista está muy ilusionado con esta experiencia y por eso desea compartirla con los medios ya que,  según ha anunciado, el mismo día de su operación concederá una rueda de prensa antes de pasar a quirófano. Parece que Falete quiere dar un giro de 360 grados a su vida y ha decidido dar el paso de cambiar su imagen y su salud. A partir de ese momento, podremos ver a un Falete renovado y haciendo gala de su nuevo cuerpo. Su paso por Splash nos permitió ver su personalidad tan carismática y sobre todo su buen humor, a pesar de no conseguir saltos espectaculares; sin duda, fue uno de los participantes más adorados y seguidos que se ha lanzado a dar, ahora sí, el gran salto.

Toda una lección de periodismo telemerdero (adjetivo que me acabo de inventar para definir el estilo de periodismo que practica la telemierda). A una operación la llama una experiencia. Dice que Falete quiere dar un giro de 360 grados. Pues eso en mi pueblo significa quedarse en el mismo sitio o dar vueltas como el pitorro de la olla express para no ir a ninguna parte. ¿Y qué es un Falete renovado? ¿Y un participante adorado? Cuándo una persona se somete a una operación ¿está tan ilusionada que necesita convocar una rueda de prensa? Con periodistas—por llamarlos de alguna manera—que dedican su tiempo a producir este tipo de informaciones porque hay un público que las consume, cualquier cosa es posible. Incluso que diez millones de ciudadanos voten al Partido Popular. Nos tragamos cualquier porquería. Sin rechistar.

Evaristo Torres Olivas

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Y, en este caso concreto, lo peor de todo es que se presentan las operaciones de estética como algo normal y deseable.

Prácticamente nadie promueve la idea de sacarle partido a la vida tal y como cada persona es, de quererse y valorarse a sí mismas.

Anónimo dijo...

Y del Guilli Meller, ése que lleva media vida chupando del bote de IU, ¿no dices nada?

Evaristo Torres dijo...

No sé quién es Guilli Meller.¿Es algún hijo de Raquel Meller? ¿Tiene algo que ver con Falete? ¿A qué viene ese comentario en esta entrada?
Yo conozco a Willy Meyer, cabeza de lista de IU a las Elecciones Europeas, que se presenta por tercera vez. Y si quieres saber mi opinión diré que no me parece bien que los partidos presenten siempre a los mismos. Dos legislaturas son más que suficientes y después, aire limpio y fresco. Desgraciadamente, en los partidos, los que mandan no piensan de la misma manera. Ser europarlamentario tiene prestigio, poco trabajo, magnífico sueldo y pensión cojonuda. Que se lo pregunten a Meyer, pero también a Cañete, a Elena Valenciano, a Rosa Díez o a Inés Ayala.