“Periodismo es difundir aquello que alguien no quiere que se sepa, el resto
es propaganda. Su función es poner a la vista lo que está oculto, dar testimonio
y, por lo tanto, molestar. Tiene fuentes, pero no amigos. Lo que los periodistas
pueden ejercer, y a través de ellos la sociedad, es el mero derecho al pataleo,
lo más equitativa y documentadamente posible. Criticar todo y a todos. Echar sal
en la herida y guijarros en el zapato. Ver y decir el lado malo de cada cosa,
que del lado bueno se encarga la oficina de prensa”
-Horacio Verbitsky,
periodista y escritor argentino

miércoles, 18 de diciembre de 2013

Rumores

Escribir sobre rumores es peligroso. ¿Qué es un rumor? La transmisión de un hecho, normalmente por vía oral, de boca a boca, o de boca a oreja o como leches se diga, que no está confirmado ni comprobado. Quien te lo cuenta, a su vez ha recibido  el chismorreo de otra persona que tampoco ha presenciado el hecho.  Cuanto mayor sea el número de eslabones entre el emisor inicial y el receptor final, mayor será la distorsión que se produce. Hay un ejercicio muy sencillo que consiste en tomar una noticia cualquiera de un periódico. Una persona la lee y después se la cuenta al oído  a otro y este a su vez a otro y así sucesivamente. El último cuenta en voz alta lo que le han contado y el primero lee la noticia del periódico. El resultado es asombroso. Supongamos que la noticia inicial era que un conductor,  corpulento y de pelo rizado, según un testigo, no respeta un semáforo y atropella a dos mujeres, que han sido ingresadas en el Hospital de Teruel.  No sería de extrañar que al final de la cadena el resultado fuera que un conductor negro gordo borracho  atropella a siete abuelas, cinco han muerto en el acto y dos han sido ingresadas en un hospital de Nueva York, muy graves. El negro ha huido.
El rumor puede ser verdadero o inventado y no se sabrá hasta que no se contrasten los hechos con fuentes fiables. Todo este rollo, para hablarles de un rumor que ha llegado a mí por un canal poco fiable: la charleta de bar. Y no me la ha contado una persona sino varias en días distintos. Hay algunas variaciones, pero pocas, lo que indica que es algo reciente y no ha tenido aún recorrido suficiente para que lo distorsionen demasiado. El rumor dice que varias personas (según quien lo cuenta el número varía entre tres y cinco) están trabajando en el Aeródromo o Aeropuerto de Caudé porque sus esposas o sus maridos ocupan puestos políticos en las instituciones. Vamos, que ha funcionado de nuevo el nepotismo. Y hasta aquí puedo contar. Me han dado los nombres de todos ellos, pero ninguna de mis fuentes tiene pruebas, sino que se lo han contado otros. Si alguno de los lectores de este blog puede probar que familiares de cargos del PP han sido contratados recientemente en Caudé, agradecería que me lo haga llegar por el correo electrónico. Yo por mi parte, seguiré investigando. De momento, solo son rumores.

Evaristo Torres Olivas 

3 comentarios:

Anónimo dijo...

No lo creo, y no habra entrado nadie del PAR eso es mentira.

ELOY CUTANDA dijo...

¿Haces casos a rumores de bar? Yo me sé otro: al parecer, una de las personas que trabaja en el aeropuerto era fontanero y ahora es piloto. Un caso típico de degeneración. De las fuentes bien informadas a los rumores bien fundados parece que no hay gran trecho. Hay que joderse, don Evaristo.

Evaristo Torres dijo...

Le recomendaría que leyese de nuevo mi texto, don Eloy. Cuando lo haga, tal vez se dará cuenta de que si hiciera caso a los rumores, habría publicado los nombres de los enchufados y los políticos que los han enchufado. Los rumores solamente sirven para estar atento e investigar. Y pueden suceder dos cosas: que se confirme lo que dicen los rumores y entonces dejan de ser rumores y se convierten en hechos; o que sean solo humo, ganas de perjudicar a las personas. Si usted piensa un poco, don Eloy, podrá comprobar que muchos de los escándalos empezaron siendo simples rumores; también es cierto que otros muchos rumores nunca pudieron confirmarse y eran pura intoxicación.
La postura honesta ante un rumor es investigarlo y no acusar a personas concretas sin ninguna prueba.
En cuanto a decir tontadas, don Eloy, yo también conozco a uno que era y es una mal maestro de primaria y llegó a ser parlamentario, presidente de una institución muy importante y a ocupar otros cargos bien remunerados. Manda huevos, don Eloy.