“Periodismo es difundir aquello que alguien no quiere que se sepa, el resto
es propaganda. Su función es poner a la vista lo que está oculto, dar testimonio
y, por lo tanto, molestar. Tiene fuentes, pero no amigos. Lo que los periodistas
pueden ejercer, y a través de ellos la sociedad, es el mero derecho al pataleo,
lo más equitativa y documentadamente posible. Criticar todo y a todos. Echar sal
en la herida y guijarros en el zapato. Ver y decir el lado malo de cada cosa,
que del lado bueno se encarga la oficina de prensa”
-Horacio Verbitsky,
periodista y escritor argentino

jueves, 11 de abril de 2013

La desmesura

¿Es ético que un periódico que se paga con dinero público, le dedique dos páginas de la edición del domingo a una concejala del ayuntamiento? Depende de lo que se diga en esas dos páginas, contestarán muchos de ustedes. Pues en esas dos páginas se cuentan  obviedades, lugares comunes, algo que ya se ha contado varias veces en el mismo periódico.  Estamos hablando del Diario de Teruel del domingo 31 de marzo y de la entrevista que le hace Eva Ron a la concejala de Economía  y Hacienda Rocío Féliz de Vargas. La entrevista es tan pobre que se podría resumir en una docena de frases, pero se ha querido darle mucha importancia y se han dedicado dos páginas enteras. ¿Cómo se consigue eso? Acompañando las palabras con fotos y mucho espacio en blanco.  Pero nada de fotos artísticas. Cuatro fotos vulgares en las que aparece doña Rocío. Dos, sentada en una silla y otras dos, de pie. Una de ellas ocupa media página. Se puede entender que una entrevista se acompañe con una foto. Y si se trata de un actor o actriz,  o de modelos que destacan por su belleza, tal vez esté justificado que se publiquen varias, siempre que sea en revistas de colorines o de moda. Pero en este caso, ni doña Rocío destaca por su belleza ni el Diario de Teruel debería tener aspiraciones de convertirse en un periódico sensacionalista. ¿Qué se ha pretendido con una entrevista ilustrada con cuatro fotografías? ¿Es algo premeditado o se trata  de la incapacidad de la periodista para entrevistar en profundidad a la concejala? ¿Será, tal vez, que la entrevistada no da para más? Ante tal escasez de información, ¿no habría sido mejor dedicarle a la entrevista media página? ¿Para qué sirve el  director de contenidos del Diario si deja  publicar algo con tan poca sustancia?  ¿Qué información le aportan al ciudadano cuatro fotos casi idénticas de una concejala del Ayuntamiento? ¿Los profesionales del Diario aman su profesión o están ahí porque no tienen otro sitio donde ir? Un director gerente, otro de contenidos, un subdirector, y un jefe de local y todo para que se publique una entrevista que ni siquiera tendría cabida en un periódico escolar.

Evaristo Torres Olivas

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Pues tienes razón, pero a mi me jode más aún que cada vez que hay feria de algo, surge un tema X, etc... le dediquen 2, 3, y a veces más páginas a las empresas provinciales del sector con su buen recuadro con foto cada una... .

El Diario antes estaba mal, ahora, sin lugar a dudas, ha ido a peor.

Anónimo dijo...

Vaya Evaristo, parece que tienes un problema, no pasa nada yo también tengo los mios, pero tanta rabia te va a hacer daño. Cuando alguien dispara siempre a lo mismo, al disparado dejan de hacerle daño las balas, y el que dispara, el periodista de trinchera tal vez debería irse unos días a casa a mirar a ver que es lo que le pasa y volver a la guerra con energías renovadas.

Evaristo Torres dijo...

Hablando de tiros y de balas, tu crítica es de la que no se dirigen al blanco sino que disparas al tuntún. En lugar de comprobar si lo que digo en mi columna es cierto o no, te metes en unos berenjenales que no vienen a cuento. Deja de preocuparte por mis problemas y lee la entrevista. Comprueba si hay cuatro fotografías iguales, si hay espacios en blanco, si las preguntas y las respuestas tienen "sustancia". Tal vez entiendas que no tengo razón en lo que digo y tú opines de forma diferente. Pero llamarme periodista de trinchera, o que tengo rabia y otras lindezas parecidas, no me producen ningún efecto.Ni soy periodista, ni tengo rabia, ni escribir me produce daño sino todo lo contrario: me hace sentir bien y es una de las maneras en las que participo en los asuntos de la comunidad en la que vivo. Lo hago con mi nombre y acepto que se critique lo que escribo. Muchas de las críticas me hacen reflexionar porque se centran en el contenido de mis textos. La tuya, sin embargo, no me hace ni reflexionar ni me produce ningún efecto porque nada tiene que ver con el contenido de la columna.

Anónimo dijo...

Lo del periodismo de trinchera lo he cogido de tu libro. Era un piropo (No recordé que tú lo usas para insultar). No hay nada mas bonito que ser "algo de trinchera", para mi significa ser un profesional de emergencia, que escribe o pinta o se expresa porque no puede no hacerlo y ademas lo hace desde donde suenan las bombas y los tiros. Yo no disparo al tuntún, disparo a tu rabia que se pone de manifiesto en tu libro y en tus comentarios. Tu no funcionas "a favor de" sino "en contra de" algo y ademas tú, que tanto hablas de ética y deontología, para mi lo ético es construir y no destruir, de hay mi crítica a tu rabia que destruye y mi alago a tus ganas de escribir.

Evaristo Torres dijo...

Si te molestas en leer las declaraciones de los políticos o los comunicados de sus gabinetes de prensa, comprobarás que todo son elogios, todo lo que hacen es lo correcto y que los malos son los miembros de los otros partidos. Yo comparto la opinión del maestro Verbitsky, cuya cita recojo en el encabezamiento del blog, y pongo el dedo en la llaga. En cuanto que lo ético es construir y nos destruir, es una opinión tuya que no se sustenta en nada. Los juicios éticos no se basan en destruir o construir en abstracto sino en qué se construye y qué se destruye. Con frecuencia, construir sobre lo podrido lo único que consigue es propagar la podredumbre.

Anónimo dijo...

Si se trataba de un piropo, ¿no sería "halago" con hache? Por favor...