“Periodismo es difundir aquello que alguien no quiere que se sepa, el resto
es propaganda. Su función es poner a la vista lo que está oculto, dar testimonio
y, por lo tanto, molestar. Tiene fuentes, pero no amigos. Lo que los periodistas
pueden ejercer, y a través de ellos la sociedad, es el mero derecho al pataleo,
lo más equitativa y documentadamente posible. Criticar todo y a todos. Echar sal
en la herida y guijarros en el zapato. Ver y decir el lado malo de cada cosa,
que del lado bueno se encarga la oficina de prensa”
-Horacio Verbitsky,
periodista y escritor argentino

martes, 15 de noviembre de 2011

Confesiones de un somarda

Por si no pudieron leer en la entrevista del Heraldo de Aragón por qué el censor Arrufat se presenta al Senado, hoy se lo cuento. Le pregunta el periodista Luis Rajadel: ¿Por qué da el salto a la política nacional tras haber presidido la DPT los últimos cuatro años? Y ese pedazo de intelectual, esa cabeza privilegiada, ese mutilador de palabras, capador de ideas,  censor del Diario de Teruel y enemigo de la libertad de expresión, contesta: “Afronto una etapa distinta. Estoy satisfecho de mi paso por la DPT porque se han hecho cosas y se ha atendido a los pueblos. Optaba de nuevo a la presidencia de la DPT pero no ha salido y ahora me incorporo a la política nacional”. Exactamente cuarenta y cinco palabras para no decir nada. O para esconder lo que realmente piensa. Veamos. Se presenta al Senado porque afronta una etapa distinta. Ni mejor ni peor, distinta. En la DPT se hicieron cosas y se ha atendido a los pueblos. Bien, gracias por la información tan precisa, don Antonio. Reconforta saber que a cambio del pastón que le hemos pagado los ciudadanos y de las manducas que ha engullido a nuestra costa (porque todo hay que decirlo, don Antonio, usted es un tragaldabas), ha hecho algo. Cosas, según sus palabras. Y como optaba de nuevo a la presidencia de la DPT y no ha salido, se incorpora, dice, a la política nacional. Contestar a lo somarda, eso es lo que ha hecho. Resumiendo: se incorpora a la política nacional porque ha hecho cosas y no ha salido para seguir haciendo cosas otros cuatro años en la DPT. Eso es lo que dice. Lo que realmente piensa el censor somarda, voy a intentar condensarlo  en otras 45 palabras: “Me han jodido el chollo. Carmen Pobo me ha guindado el puesto que era para mí. La única manera de seguir cobrando un huevo sin hacer nada es presentarme de número uno al Senado. ¿Para qué? Para mantener mi elevado tren de vida”. Y es que la política, una vez que se ha probado, no se puede dejar. Hay trabajos en los que se trabaja mucho y se cobra poco. El de senador es todo lo contrario: no se da palo al agua y se cobra una pasta gansa. Que se lo pregunten a Esmeralda Iranzo, Ángel Gracia, Ángel Lacueva o a nuestro alcalde de Teruel, Manuel Blasco. Mañana les contaré por qué se presenta Blasco al Senado. 


Evaristo Torres Olivas
¿Somarda, genio o capullo?

8 comentarios:

Anónimo dijo...

este Sr.es el que fue presidente de diputacion durante 4 años inventandose un nuevo sistema para cobrar mas que ningun otro persidente que haya estado o este en diputacion. es sistema era miy facil que te contasen los años trabajados en la institucion como sueldo y primas asi paso de cobrar 66000 a 90000, que cara.
por otro lado me gustaria recordar sus 8 años en diputacion, 4 años fue diputado delegado de personal, en los cuales no hizo nada.
los otros cuatro presidente y aun fueron peores, en 8 años fue incapaz de sacar un pacto acuerdo para estos trabajadores, me hace gracia cuando el psoe dice otros que recortan derechos a los trabajadores.
este Sr. no los recorta sino que es incapaz de sentarse y llegar acuerdo con sus trabajadores durante 8 años.
y cuando sus trabajadores se manifestaron en los plenos inpidiendo que alguno de ellos se celebrase, le da igual llama al diario de teruel y dice personalmente que eso no lo saquen.

lo mejor don antonio es que se marche a Bruselas, pero para que no vuelva por aqui.

Anónimo dijo...

En realidad, lo que quería el señor Arrufat después del desastre de las autonómicas y municipales era darle una patada al señor Guillén y hacerse con las riendas del partido, lo que le posicionaría para el Congreso, pero la jugada no le salió, de modo que ha tenido que quedarse con el puesto de senador, es decir, de segundo plato. Todos los que están en la Ejecutiva del PSOE lo saben, y algunos otros también.

Evaristo Torres Olivas dijo...

Un senador o un diputado por Teruel cobran lo mismo y trabajan lo mismo: nada.Repasad las "obras completas" de todos nuestros senadores y diputados y podréis comprobar que éstas, las obras completas, caben en media hoja de una libreta pequeña.

Anónimo dijo...

Que esto no va sólo por la pela, Evaristo, sino también por el lustre. Señor diputado mola más, pero mucho más, que señor senador, y te rozas más con los que tienen poder en el partido, que son los congresistas y no los senadores, y todo eso que tanto les gusta a los polícos; de manera que no, que el señor Arrufat se ha tenido que conformar con la tajada pequeña del plato, que ya es bastante, porque a los demás, ni agua. Por cierto, ¿dónde para el señor Velasco?

Anónimo dijo...

El Senado en su funcionamiento actual no sirve para nada. Mi sobre para el Senado va a ir en blanco. Si todos hiciésemos lo mismo igual algún político por vergüenza, no se si torera o qué, caía en la cuenta y se ponían de una vez a reformarlo o a suprimirlo. Aunque la empresa es muy difícil: hay muchos culos que aposentar.

Evaristo Torres Olivas dijo...

Velasco anda de vicepresidente de la mesa de las Cortes de Aragón, que, para entendernos, es un puesto de mucho relumbrón, sueldo cojonudo y escaso cometido. La jerarquía en el PSOE de Teruel es esta: Velasco, Guillén, Arrufat, Mayte Pérez, Vicente Larred. Para ellos los platos más suculentos, los de jamón de pata negra. Lo que no quieren estos, las sobras, son para el resto.

Anónimo dijo...

Pretendo llevar la voz del pueblo turolense ante una cámara territorial, defender sus derechos, posibilitar, mediante acuerdos, que Teruel sea un territorio conocido y respetado ante los demás compromisarios. Deseo poder traer a Teruel todo lo que el pueblo necesita, incluso la utopía.
No pienso votar al partido por el que he sido elegido siempre y cuando esté en contra de medidas que afecten a Teruel, territorio al que represento y por el que me presento. Pretendo impulsar medidas que aporten algo nuevo y sugerente para mi tierra.
En caso contrario, pondré mi cargo a disposición de los ciudadanos y ciudadanas e, incluso, dimitiré en cuanto vea que las previsiones que me he creado para con mi tierra no sean aceptadas en el Senado.
No es tan dificil saber por qué y para qué quieres intervenir en política. Lo incierto es desconocerla, o bien, aprovecharte de ella. Que es por lo que los hasta ahora parlamentarios turolenses lo han hecho.
Más que un voto de castigo se merecen ser mandados a la m...

Anónimo dijo...

falta esmeralda y casaus hombre...