“Periodismo es difundir aquello que alguien no quiere que se sepa, el resto
es propaganda. Su función es poner a la vista lo que está oculto, dar testimonio
y, por lo tanto, molestar. Tiene fuentes, pero no amigos. Lo que los periodistas
pueden ejercer, y a través de ellos la sociedad, es el mero derecho al pataleo,
lo más equitativa y documentadamente posible. Criticar todo y a todos. Echar sal
en la herida y guijarros en el zapato. Ver y decir el lado malo de cada cosa,
que del lado bueno se encarga la oficina de prensa”
-Horacio Verbitsky,
periodista y escritor argentino

viernes, 3 de junio de 2011

Ponerse medallas

Si los políticos se atribuyen méritos que no tienen, yo no quiero ser menos. Durante la campaña electoral, hemos podido comprobar que la creación de Dinópolis se la apropiaban todos: PP, PSOE y PAR. Mayte Pérez nos ha dado la tabarra con el cosmódromo de Caudé todo lo que ha querido y más. Tanta alta tecnología y tanta gaita pero no se ha podido evitar la muerte de dos trabajadores de una subcontrata de una contrata,  de la parte contratante de la segunda parte. De chiste de los hermanos Marx si no fuera porque dos personas han perdido la vida. Aquí nadie ha asumido ninguna responsabilidad y se la endiñarán a la primera parte de la parte contratante. Si se destinara la mitad del tiempo que emplean los políticos en colgarse medallas a exigir y controlar la aplicación de la normativa sobre prevención de riesgos laborales, tal vez no llevaríamos diez muertos en lo que va de año. De Airbus nos han contado todo en los periódicos locales pero de las condiciones en que trabajaban los que construían el hangar, no sabemos nada. Ni sobre el tipo de grúas que se utilizaban, ni si las sirgas eran las adecuadas. Nada de nada. Pero les decía al principio que yo también quiero apuntarme méritos que no me corresponden. Cualquiera que haya seguido este blog, sabrá que mis políticos “favoritos”, a los que más “estacazos” les he dado, han sido Mayte Pérez y Arrufat, Yolanda Casaus y a los de la candidatura de Ponz. Es decir, Teruel, Andorra y Alcañiz. Los tres lugares donde los socialistas se han dado el mayor batacazo en las pasadas elecciones. Sé que me leen cuatro gatos, la mayoría amigos, y que mi blog tiene el mismo poder de influencia en Teruel que las palabras de Pepiño Blanco en un congreso de neurocirujanos chinos. Pero al igual que ciertos políticos no tienen ningún reparo en contar mentiras como catedrales y en atribuirse logros que no les corresponden, yo también afirmo que gracias a mí y a mi campaña  contra   unos políticos ineptos, se ha conseguido que los ciudadanos no les den su confianza en las urnas. Sé que la verdad es que yo no he tenido nada que ver, que con su torpeza se lo han ganado a pulso, pero uno se siente bien creyendo que ha sido el causante de tal descalabro.

Evaristo Torres Olivas

9 comentarios:

Anónimo dijo...

No creas que te leemos tan pocos Evaristo. Somos muchos los que lo primero que hacemos al llegar al curro es leer lo que escribes sobre la infame, penosa y denigrante clase política que nos representa.
Así que como dice la primera imagen (me encanta...) y el texto de tu blog:
"Periodismo es difundir aquello que alguien no quiere que se sepa, el resto es propaganda".

No falles a tu cita y sigue escribiendo Evaristo. Un saludo

Anónimo dijo...

Es lo que tuvo abrir la mano a la subcontratación. Si con un dinero X, pongamos 100 euros -simbólicamente-, un organismo público contrata una obra, esta lo subcontrata a otra por 90, a su vez, la segunda divide las faenas y subcontrata a otras su sección de obra por un porcentaje de 80... y así podríamos seguir, pues casos más "largos" hay y ha habido.
Por supuesto, todo ese dinero -que son sumas de relieve- que va quedando por el camino, de algún lado lo tienen que sustraer quienes verdaderamente ejecutan la obra, pues debe quedarles margen de beneficio.
Es fácil percibir que será de los salarios, seguridad y condiciones laborales de la plantilla de donde salga el beneficio. O sea, si ya de por sí un empresario no trabaja, sino que se beneficia de la legislación que permite acumular dinero sin fin y se lucra robando y explotando a sus empleados, a eso sumamos unas "empresas" cuya profesionalidad y trabajo consiste en poner en el nombre, llevarse la pasta y contratar a otros que hagan lo que a ellos les corresponde.
Por supuesto, aunque culpables son también los anteriores, todo esto es legal. Y nuestros políticos no es que lo toleren a regañadientes, es que les parece genial.
Las vías para regalar dinero a los amigos, pagar favores o resarcir deudas de un partido político, son múltiples.
Estos modos de funcionamiento, y otros que ya conocemos, es la aplicación del pensamiento neoliberal, con apellidos o sin ellos, da igual. La religión de todos los gobiernos y el aro por el que embuten a toda persona sobre el planeta.

Anónimo dijo...

Tampoco son santos de mi devoción ni Pérez, ni Casaus, ni Ponz. Estos si que son los ninis de la Política. Aprovechados y perversores de la democracia.
Yo también soy de los que me gusta leerte a diario.
Ánimo y a por ellos que son pocos y cobardes.

Anónimo dijo...

Casaus, Pérez y Ponz, tres "pobres" mediocres que quieren vivir como "ricos", y sin pegar golpe, además.

Son la típica supuesta izquierda que lo único que busca es el beneficio propio, que les importa un pepino el paro, los inmigrantes y la justicia social ... pero a seguir con el nivel de vida ( BMW, chalet en la playa,....).

Estoy a favor de que la gente con menos recursos viva cada vez mejor, pero todos ( reparto de riqueza), no unos pocos "elegidos" que pretenden tomarnos por tontos.

Lo de las subcontratas y la salud laboral dan una idea del tipo de políticas que tenemos en nuestro país, donde los accidentes laborales son doble, o triple que en resto de países "avanzados".

Y los medios de comunicación y la derecha ( que tanto habla del "problema de los extranjeros") poco dicen de que un porcentaje altísimo de los muertos y heridos en accidentes tienen contratos - basura y son inmigrantes!

Anónimo dijo...

¡Lo que daríamos por ver al gran censor Arrufat colgarte una bonita medallica al cuello, con Maite Pérez como madrina de honor y el ilustre Vicente Guillén, al fondo, ejerciendo de Gran Maestro de Ceremonias! Eso sí, la glosa de alabanza y encomio se la encargaríamos a tu amigo Paco Lázaro que, a la hora de dedicarte adjetivos, siempre encuentra inspiración. ¿Te parece el Museo Provincial un marco adecuado? Lo digo por ir reservando...
Sigue moliendo fino, perillán.

Evaristo Torres Olivas dijo...

Tú reserva lo que quieras, que yo con esa tropa al único sitio que iría es a Siberia, para dejarlos allí y asegurarme de que no vuelven.

Anónimo dijo...

¡¡¡¡OLÉ!!!
¡¡OLÉ!! Al primer anónimo y: ¡FELICIDADES!!.
¡Que suerte la tuya!: lo primero que haces al llegar al curro es leer los comentarios de Evaristo.
Yo lo primero que hago es ponerme directamente a trabajar y cuando tengo hueco lo leo en casa.
¿No será que eres funcionario del Estado?

Anónimo dijo...

y celadas queeeeee!!!!!

Evaristo Torres Olivas dijo...

Pues en Celadas, a don Antonio tampoco le ha ido demasiado bien. Y es que querer instalar un vertedero sin contar con los vecinos no puede conducir a nada bueno. Ya lo comenté hace más de un año en una columna que envié al periódico y que no publicaron.

http://evaristotorres.blogspot.com/2010/01/el-vertedero-de-celadas.html