“Periodismo es difundir aquello que alguien no quiere que se sepa, el resto
es propaganda. Su función es poner a la vista lo que está oculto, dar testimonio
y, por lo tanto, molestar. Tiene fuentes, pero no amigos. Lo que los periodistas
pueden ejercer, y a través de ellos la sociedad, es el mero derecho al pataleo,
lo más equitativa y documentadamente posible. Criticar todo y a todos. Echar sal
en la herida y guijarros en el zapato. Ver y decir el lado malo de cada cosa,
que del lado bueno se encarga la oficina de prensa”
-Horacio Verbitsky,
periodista y escritor argentino

miércoles, 23 de diciembre de 2015

La entrevista de trabajo (2)

Durante muchos años me he dedicado profesionalmente a dirigir el departamento de personal de algunas empresas multinacionales. Y entre las responsabilidades de un departamento  de personal está la de selección de los nuevos empleados. Durante esos años he entrevistado a cientos de personas, y me ha pasado de todo, bueno, malo, divertido y triste. Entre lo bueno, haber seleccionado a hombres y mujeres jóvenes  que en el transcurso de los años han llegado a ocupar puestos relevantes en conocidas empresas. De lo malo, haber participado en la selección de un director general, con un currículum impresionante,  a quien  a los dos años hubo que despedir por corrupto y chanchullero.  Divertido fue cuando una chica joven se presentó a la entrevista acompañada de su abuela y la anciana me soltó un discurso de diez minutos para convencerme de  que no iba a encontrar a nadie mejor que su nieta. Tristes las ocasiones en las que el mejor candidato o candidata eran desplazados por otros que venían recomendados de algún ministerio,  tanto socialista como del PP, y que eran contratados a pesar de la valoración negativa del equipo de selección. La selección de personal, como cualquier otra actividad profesional, requiere conocimientos y experiencia. Y ética y rectitud. Por respeto a las personas y por la igualdad de oportunidades. Un candidato que se ha molestado en enviar una carta y presentarse a una entrevista merece que se le dedique el tiempo necesario. No menos de una hora es el tiempo que yo dedicaba a una entrevista, fuera el puesto que fuera, desde una administrativo a un jefe de departamento o a una presidenta (a estos dos últimos se les dedicaban más tiempo y más entrevistas).  Este verano pasé a ser entrevistado para un puesto en Teruel; y me enfadé mucho cuando me tuve que someter a las preguntas de tres jóvenes inexpertos, los tres a la vez, dos mudos y una que me hizo dos preguntas absurdas, y todo en apenas quince o veinte minutos. Más de dos horas para redactar el currículum, recorrer 50 kilómetros hasta el lugar de la entrevista, esperar a que me llamaran. Y sin ninguna profesionalidad, sin tener ni idea de lo que estaban haciendo, en apenas unos minutos se me quitaron de encima. A los otros tres candidatos les hicieron exactamente lo mismo. Y lo más grave de esa falta de ética es que esas tres personas que me entrevistaron son tres políticos en activo. Algún día, tal vez publique la carta que me enviaron para decirme que no me habían seleccionado “con motivo del proceso de personal para la estructura funcional del grupo que hemos llevado a cabo”.  Ahora se estilan las entrevistas de selección por competencias, pero a mí me entrevistaron tres incompetentes.

Evaristo Torres Olivas

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Y esa incompetencia a la que te refieres ¿es sólo para entrevistar a aspirantes a "asesores" de PODEMOS, o también para ser portavoz de las Cortes de Aragón por el mismo partido ?

Evaristo Torres dijo...

Ni para lo uno, ni para lo otro. No tengo yo suficiente talla para ocupar esos puestos.

Anónimo dijo...

Al final también levantabas la mano y entraban recomendados de pp y del psoe.
Por favor Evaristo.

Abogado dijo...

Y los que están de asesores, ¿crees que sí que la tienen?