“Periodismo es difundir aquello que alguien no quiere que se sepa, el resto
es propaganda. Su función es poner a la vista lo que está oculto, dar testimonio
y, por lo tanto, molestar. Tiene fuentes, pero no amigos. Lo que los periodistas
pueden ejercer, y a través de ellos la sociedad, es el mero derecho al pataleo,
lo más equitativa y documentadamente posible. Criticar todo y a todos. Echar sal
en la herida y guijarros en el zapato. Ver y decir el lado malo de cada cosa,
que del lado bueno se encarga la oficina de prensa”
-Horacio Verbitsky,
periodista y escritor argentino

jueves, 19 de enero de 2012

Los aguafiestas

A muchos se les llena la boca con las palabras democracia, transparencia, participación y otras. Al PSOE por ejemplo. Llevamos ya un tiempo, desde el batacazo que se dieron en las elecciones, escuchando a muchos dirigentes pidiendo y ofreciendo de todo lo que no pidieron ni ofrecieron cuando gobernaban. Los dos candidatos, de momento, que quieren dirigir el partido a partir de febrero, también largan y prometen. Pareciera como si tras el guarrazo morrocotudo se hubieran propuesto, después de  la contrición y el propósito de enmienda, nunca más volver a cometer los pecados de los últimos años. Pero en toda historia bonita siempre tiene que haber un aguafiestas que lo jode todo. Y el cenizo en ésta es Marcelino Iglesias. Nuestro Marcelino, el de los doce o no sé cuántos años de marcelinato en Aragón y ahora secretario de Organización del PSOE en Madrid. Cuando se pretendía tener un cara a cara entre Chacón y Rubalcaba, cuando los dos candidatos parecía que estaban de acuerdo, aparece el cenizo y rompe la baraja o, como en los juegos de mi infancia, se enfada el dueño del balón, se lo lleva y se acabó el partido. Declara don Marcelino que “el partido no es partidario de celebrar este tipo de debates” porque “no está reglado y porque no existe una tradición política en el país”. ¡Olé tus cojones, Marce! Me asombra tanta estupidez reunida en una sola persona. O tanto morro. Y apela a una autoridad que vaya usted a saber quién es: el partido. Suena a cachondeo. Como cuando Gila llamaba por teléfono y exigía hablar con el enemigo. Que se ponga decía. En estos días, tras la muerte de Fraga, se ha hablado de  su Ley de Prensa. Una ley que, como han dicho algunos, en su primer artículo establecía la libertad de prensa y en el segundo la prohibía. Pues lo que ha hecho Marcelino es lo mismo: Chacón y Rubalcaba dicen que quieren debatir pero el partido, en boca de don Marcelino, responde que verdes las han segado o que si quieres arroz, Catalina. Qué manía tienen los fragas y los marcelinos de esta España nuestra en considerarnos unos menores de edad que no están preparados para lo que a ellos les sale de los huevos. Ah, y otra cosa: Aragón  está destacando como una excelente cantera de censores: Arrufat, Iglesias…

Evaristo Torres Olivas

5 comentarios:

Abogado dijo...

Evaristo: ¿Em qué se diferencia Fraga de Arrufat, Iglesias...y tantos fachas que enarbolan la bandera de la libertad? EN NADA.

Anónimo dijo...

Exacto. Y si empezásemos a coger nombres de otros partidos la lista no la acabamos antes de que vuelva el Psoe a la Moncloa...

Anónimo dijo...

Se diferencian en que fraga era un facha, facha, para entendernos: de buena familia, clasista, fascista, autoritario, una joya; y a los otros les gusta el protagonismo ( a uno más que a otro), junto a vivir bien sin pegar ni golpe, más o menos.
Yo además creo que SI se diferencian en algúnos "detalles", como que algúno firmó sentencias de muerte, por ejemplo...y no es lo mismo eso que lo del censor, no?

Evaristo Torres Olivas dijo...

Efectivamente, no es lo mismo matar a una persona que matar la palabra. Aunque tampoco Fraga firmó sentencias de muerte, que eso lo hacía Franco, que para esas cosas era muy suyo. Lo que sí hizo Fraga fue justificar las ejecuciones que ordenó el dictador. En el caso del censor, o capador de la palabra, su misión fue actuar de Torrente, o brazo tonto.

Anónimo dijo...

Bueno claro!, lo importante le gustaría firmarlo al gran jefe, sin delegar. De todas formas, iguales no, pero no me gustaría tener cerca a niguno!!