“Periodismo es difundir aquello que alguien no quiere que se sepa, el resto
es propaganda. Su función es poner a la vista lo que está oculto, dar testimonio
y, por lo tanto, molestar. Tiene fuentes, pero no amigos. Lo que los periodistas
pueden ejercer, y a través de ellos la sociedad, es el mero derecho al pataleo,
lo más equitativa y documentadamente posible. Criticar todo y a todos. Echar sal
en la herida y guijarros en el zapato. Ver y decir el lado malo de cada cosa,
que del lado bueno se encarga la oficina de prensa”
-Horacio Verbitsky,
periodista y escritor argentino

viernes, 25 de noviembre de 2011

Sardineta y cacahuetes

Una simple frase de don Marcelino Iglesias me ha hecho pensar en la catadura (¿o se dice caradura?) ética, moral o como se llame el cuajo y la pachorra  de algunos políticos. En una conferencia de prensa celebrada tras el batacazo del PSOE en las elecciones, le preguntan a don Marcelino sobre unas afirmaciones de Rubalcaba en el mitin de Zaragoza, y  contesta, sin que le tiemble la voz ni sonrojarse, que "en los mítines se dicen muchas cosas".  Dicho en lenguaje de Villarquemado: los mítines son unas “farzas” en las que un “farceros” nos cuentan tontadas. Detrás de esas palabras de Iglesias se esconde el pensamiento de muchos políticos, a saber: que el pueblo es un hatajo de imbéciles a los que se puede engañar de cualquier manera.  Las promesas electorales son peor que los cacahuetes de los monos o la sardineta de las focas.  Los monos y las focas dan saltos o hacen equilibrios con una pelota a cambio de algo sólido, pero a los electores nos quieren hacer depositar el voto en las urnas a cambio de promesas: sardinetas y cacahuetes de mentira. Todas las caravanas electorales, las banderas,  llenar las plazas de toros, los velódromos, el “huevo” de Zaragoza, los quinientos autobuses en Dos Hermanas, los debates cara a cara de Rajoy y Rubalcaba, los videos, la propaganda electoral en farolas, el machaqueo diario en radios y televisión con las cuñas de los partidos, todo eso es una puta engañifa, tratar a los ciudadanos y ciudadanas como a monos y focas o focos y monas. En un editorial durísimo, el periódico amigo del PSOE, El País,  habla de la “incompetencia de ZP” y  le pide que se marche cuanto antes, “su familia y su casa de León lo esperan para disfrutar de un descanso bien ganado”.  Yo le pediría lo mismo a don Marcelino, que se vaya a su casa, la Ponderosa de Bonansa, a descansar. Y a Guillén y su Ejecutiva. Para que, como dice el editorial de El País, se “permita a  los socialistas reordenar su casa antes de que los vendavales de este invierno degeneren en tornado”.

Evaristo Torres Olivas

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Hombre, si se van todos los que deben, a lo mejor tienen que disolver el partido...

Enrique García dijo...

Interesante y divertidos tus escritos. Para que veas que te leo. Atajo es más corto sin h.

Evaristo Torres Olivas dijo...

Efectivamente, atajo es un camino más corto, pero cuando se habla de borregos y de ovejas, yo prefiero hato y hatajo. Le noto a usted un pelín mosqueado, pero me alegro de que en su blog haya corregido los vandalismos, que a diferencia de los hatajos, no admiten las dos grafías. Y gracias por leer mis escritos.

Anónimo dijo...

Zasss, en toda la boca Evaristo, sí señor !! A lo mejor a este señor le molestan mucho tus críticas a los SOCIA-LISTOS.
Un saludo

Anónimo dijo...

He pinchado en "Enríque García" para ver su blog y lo primero que veo es una falta: queriendo decir esotérico, escribe exotérico. Y es la segunda, pues desconoce la palabra "hatajo". No estoy seguro, pero parece que es profesor de psicopedagogía..., entre sus faltas y las extrañas conclusiones sobre la teoría de las ventanas, la falta de valores universales, lo que puede pasar si no arreglas algo roto y cosas similares, me ha entrado cierta preocupación por la educación de las nuevas generaciones!

Sobre Marcelino qué decir, experto en cañerías, astuto y montañés, ... yo creo que ocupará el sitio de Blanco, seguro que le ha cogido el gusto a Madrid!