“Periodismo es difundir aquello que alguien no quiere que se sepa, el resto
es propaganda. Su función es poner a la vista lo que está oculto, dar testimonio
y, por lo tanto, molestar. Tiene fuentes, pero no amigos. Lo que los periodistas
pueden ejercer, y a través de ellos la sociedad, es el mero derecho al pataleo,
lo más equitativa y documentadamente posible. Criticar todo y a todos. Echar sal
en la herida y guijarros en el zapato. Ver y decir el lado malo de cada cosa,
que del lado bueno se encarga la oficina de prensa”
-Horacio Verbitsky,
periodista y escritor argentino

martes, 27 de noviembre de 2012

“Yo es que me parto y me mondo de la risa”

El Salón Amantes premiará la mejor broma a unos novios. No me lo invento;  que se le caiga una pierna a mi peor enemigo si les miento. Lo publica el Diario de Teruel del miércoles, 21 de noviembre.  Es la gran innovación de este salón que organiza por primera vez la Cámara de Comercio de Teruel que preside don Jesús Blasco, hermano del alcalde. Se nota que en esa familia hay talento e ideas a espuertas. Los reyes del I+D+i. Y no crean que el premio es moco de pavo. Niet. Nada menos que una estancia para seis personas en una vivienda de turismo rural a quien presente la mejor broma. Solo de pensarlo ya me meo de risa. Hace tiempo que  no voy a bodas, ni ganas que tengo de que mi inviten, porque entre el traje, el regalo y el hotel te gastas el sueldo del mes. Ahora ya no se lleva lo de cortarle la corbata al novio o el sostén a la novia para recoger perras; ni tampoco que los amigos le regalen la pasta  a los recién casados escondida en una placa de cien kilos de hormigón. Como los chicos ya no van a la mili, tampoco se estilan las putadas cuarteleras.  Ignoro si en los colegios mayores y en las residencias de estudiantes se sigue con la tradición de amargarle la vida a la gente. Pero para eso están don Jesús Blasco y sus técnicos: para recuperar viejas tradiciones y adaptarlas a nuestro tiempo.  Como quiero llevarme a mis amigos a una vivienda rural, aquí van mis propuestas de bromas para novios. La primera consistiría en que en pleno banquete de boda, se les acercara  un cartero con una carta certificada en la que se les comunicara a la pareja de tortolitos que se iba a proceder a desahuciarles.  Yo es que me parto y me mondo de la risa. La otra broma que propongo consiste en que los respectivos jefes de los novios les gritaran, durante la ceremonia en la iglesia o en el juzgado, que les despedían de sus trabajos. Y lo mejor de todo es que no les dirían que se trataba de una broma hasta que  volvieran del viaje de novios. No me negarán que se trata de unas putadas cojonudas, adaptadas a los tiempos de crisis. Si gano el premio,  tal vez me encuentre en la casa rural a los novios que creen que se han quedado sin piso  y sin trabajo y han tenido que cambiar el crucero por el Nilo o el viaje a la Riviera Maya por una estancia de un fin de semana en Gea de Albarracín.
Evaristo Torres Olivas
 

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Entre lo de las bromas a novios y el traje de frac más largo es para echarse a llorar.

Si la federación friki existe, que no lo sé, que les den a los promotores de esta feria el premio más grande que otorguen.

En cuanto a las bodas, casi todo alrededor de ellas es repugnante, empezando por el concepto.

Supongo que algunas novias y novios disfrutarán el día, pero han convertido todo en una sucesión de rituales a cumplir a cual más gilipollas.

Si entramos en el negocio, en los variados desembolsos, en los "uniformes" de bodas, bautizos y comuniones y toda la parafernalia, de verdad, no le veo más utilidad que la de purgante.

Si te llevas bien con tu pareja no te cases. Perderás derechos legales (cebos legales podríamos llamarlos) pero todo irá más sanamente.

Todo convencionalismo social hace la vida en común más triste, monótona y pobre.

Evaristo Torres dijo...

Me había olvidado de la cola de frac más larga del mundo, otra demostración del I+D+i turolense, la impronta de los hermanos Blasco.

Anónimo dijo...

¿Has visto, Evaristo?

http://www.elmundo.es/elmundo/2012/11/27/economia/1354024824.html?a=d8310019d47e553a75499d0097be09df&t=1354046958&numero=